Síguenos en
Comparte en

¿Qué es y para que sirve?

La biorretroalimentación o Neurofeedback es un proceso que permite a un individuo aprender a cambiar la actividad fisiológica con el fin de mejorar la salud y el rendimiento. Los instrumentos precisos miden la actividad fisiológica, como las ondas cerebrales, la función cardíaca, la respiración, la actividad muscular y la temperatura de la piel. Estos instrumentos "retroalimentan" información de forma rápida y precisa al usuario. La presentación de esta información, a menudo junto con cambios en el pensamiento, las emociones y el comportamiento, respalda los cambios fisiológicos deseados. Con el tiempo, estos cambios pueden perdurar sin el uso continuo de un instrumento"

Esta definición fué Aprobada el 18 de mayo de 2008 por la: Asociación de Psicofisiología Aplicada y Biofeedback (AAPB)
Biofeedback Certification International Alliance (BCIA);Sociedad Internacional de Neurofeedback e Investigación (ISNR)

También llamado neuroterapia, Neurobiofeedback (NFB) o Biofeedback de EEG , es la interacción del individuo con sus funciones biológicas involuntarias mediante la captación de señales fisiológicas a través de sensores especiales, las cuales a su vez, son amplificadas y procesadas electrónicamente, para ser presentadas al individuo en un formato reconocible (sonido, imágenes, video, o una combinación de las anteriores en juegos sofisticados) con el fin de que el individuo aprenda a regular voluntariamente determinada función biológica.

El objetivo del Neurofeedback es lograr el equilibrio, la autorregulación de la actividad eléctrica cerebral a través de la retroalimentación en tiempo real que recibe el paciente durante la sesión.

Seguridad

El Neurofeedback está condicionado por la severidad de la patología. No todos los pacientes pueden ser candidatos. Deben existir determinadas condiciones orgánicas y socio-ambientales por parte del paciente.

Esta técnica implica un promedio de 40 a 60 sesiones que duran aproximadamente 45 minutos cada una. Las sesiones pueden realizarse 2 veces por semana.

El biofeedback es un procedimiento seguro, efectivo y no invasivo. Puede utilizarse en conjunto con la toma de medicación. Los cambios que produce son duraderos, es decir, no desaparecen cuando termina el tratamiento. Trata a niños y adultos con padecimientos neurológicos y psiquiátricos diversos (trastornos y problemas de salud como cefalea, estrés, ansiedad, rehabilitación de ACV, entre otros), siendo importante resaltar que la mejoría alcanzada es acumulativa y se mantiene a lo largo del tiempo.

La técnica es utilizada además, por personas sin patologías, como son deportistas de alto rendimiento y/o altos ejecutivos que desean mejorar algunas habilidades cognoscitivas.

¿Cómo es el procedimiento?

El programa generalmente aparece en forma de un videojuego y el progreso del paciente se va produciendo de acuerdo a la proporción deseada de ondas cerebrales. El tratamiento puede tomar 40 a 60 sesiones para producir efectos evidentes y duraderos.

El procedimiento consiste en la captación de la actividad eléctrica cerebral mediante electrodos ubicados en el cuero cabelludo del individuo, la cual es procesada electrónicamente por medio de equipos especializados y después transformada en información sensorialmente comprensible para el individuo (sonidos, imágenes, video, juegos, luces, colores o vibración).

Esta información es manipulada por el profesional para reforzar la conducta o estado esperado del individuo. El método enseñará al cerebro del paciente a bloquear ondas cerebrales que interfieren con su nivel más alto de pensamiento o con comportamientos negativos, y/o potenciar las ondas cerebrales que le proporcionan estados de relajación y tranquilidad, o estados de exaltación apropiados.

Trastornos tratables

La siguiente lista contiene algunos de los problemas más comúnmente evaluados usando técnicas de registro psicofisiológico y tratados con intervenciones basadas en biofeedback que han demostrado ser razonablemente eficaces mediante estudios de investigación:

Trastorno de déficit de atención.  
Trastorno de déficit de atención e hiperactividad 
   (TDA Y TDAH).
Abuso de sustancias.
Estrés.
Ansiedad.
Ataques de pánico.
Alcoholismo/abuso de sustancias. 
 
 Insomnio.
Epilepsia.
Trauma craneoencefálico.
Depresión.
Trastorno obsesivo compulsivo.
ACV (rehabilitación).
Migraña.
Trastorno de estrés pos traumático.